?

Log in

Asalto 12: I'm back

"Los que están siempre de vuelta de todo son los que nunca han ido a ninguna parte" - Antonio Machado

He vuelto (por si alguien no entiende el inglés del título de la entrada xD). A todos los que leen esto por algún motivo: ¡Feliz 2007!. Por si no volviera o tardara mucho la próxima entrada: ¡Feliz 2008!.

Quizás alguno/a piense que todo este tiempo lo he dedicado a cosas terriblemente productivas que han tenido mi mente absorta y me han impedido actualizar regularmente el LJ... pues no. Vaguería pura y dura, lo he ido dejando de un día para otro. Así que en los propósitos para el año 2007 voy a tener que añadir (auque sea con retraso) algo sobre escribir un poquito por aquí (dado que hasta he recibido quejas de darkbu por no escribir)

Por aquí todo sigue igual, conejeando. He perdido un poco la cuenta de los que he visto ultimamente. Pero calculado a 2 por día desde que deje de contar (a principios de Enero), creo que debería añadir unos 20 más. Se supone que la época de caza ya ha pasado, pero como aquí no se puede cazar porque estamos rodeados de casas... pues conejos se ven bastantes (también puede ser que sea siempre el mismo).

Otra cosa que ha cambiado es que mi hermano está en Vigo... así que tengo que seguir cocinando durante la semana, pero para uno menos. En temas puramente culinarios, decir que en el colegio en el cual mi padre, las madres, durante el carnaval, envian a sus hijos cargados de dulces. Y sobra por kilos. ¿Y quién se come los que sobran? Pues ElMenda. Y desde aquí quiero decir que la mujer que hizo las rosquillas que llegaron a mi casa es una diosa en la cocina y que ojalá haga muchas más yo me las pueda comer (¡¡pero no sé quien es la cocinera!!). No es que el resto de dulces típicos no estuviera bien, pero es que esas rosquillas, uff. Y ya que estamos, alguna foto he de poner, he aquí la tortilla de patatas que me salió el otro día cuando estuve solo para comer.

En este tiempo también me he enganchado a "Anatomía de Grey". Habrá quien piense que es una serie un poco ñoña, a mi me parece una genialidad. Quien sólo vea en ella una problemas de amores de la protagonista principal (Meredith Grey) que se fije en el personaje que interpreta Sara Oh. Sublime, es una House en potencia. O en los comentarios filosófico-satíricos de se oyen en off. La primera temporada son 9 capítulos de nada, el principio de la segunda es excepcional. Luego aparecieron los de Telecinco con esa basura de M.I.R.

Finalmente, un cartel que han enviado a un concurso que organiza la asociación PETA (no es de cannabis, es defensa de animales). ¿Y qué defienden esta vez?: las gallinas xD. Los trabajos enviado se pueden ver aquí, mi favorito es éste, que es una versión del famoso cuadro de Müch: "El grito" (que a su vez, es mi cuadro favorito). Está logrado, ¿eh?

Dicho lo dicho, que voy a escribir algo más...

Leyendo: Los miserables (no es de política, ¿eh?)
Última película vista: la de mitad de "Volver", no creo que vea la otra mitad
Conejos vistos desde el 06.10.2006: 50

Tags:

Asalto 11: ¡A comer!

"Nuestras vidas no están en manos de los dioses, sino en manos de nuestros cocineros" - Lin Yutang

Dado que el gimnasio está causando estragos en mi persona, ElMenda se complace de presentarles una comida para dejar de bajar de peso (porque cuando uno toca los 74 kg con 1,85m de altura, hay que hacer algo):

Primer plato: ensaladilla de arroz (arroz blanco y frio con aceitunas, jamón de york, huevo cocido, palitos de cangrejo). Se puede añadir jamón serrano, taquitos de tortilla, guisantes y demás. Foto de primer plato

Segundo plato: Patatas fritas con 2 rodajas de pavo a la plancha y dos huevos fritos caseros. Obviamente pan en cantidad. Foto del segundo plato

Postre: Crema catalana. Es marca Día, debe ser lo único bueno que tienen. Foto del postre

Y por si esto no ayuda, después de una sesión de gimnasio, a recuperar fuerzas:

Merienda: Pepito de ternera con cerveza. Rico y barato (ya me entra el hambre). Foto de la merienda

Con este plan de choque intentamos parar la caída en picado de peso, porque sino me quedaré en los huesos. Además, estas navidades pienso ponerme hasta las orejas de hojaldres y turrón de chocolate. Si estas medidad no resultaran, volvemos a Coruña y nos cebamos en El Mesón del Hockey o en Casa Encarni.

En fin, felices fiestas y muchos regalos (que me podeis enviar, ya sabeis a donde xD)

Leyendo: Rojo y negro, de Balzac (seguimos, seguimos)
Última película vista: próximamente, Alatriste
Conejos vistos desde el 06.10.2006: 23 (y como corren)

Tags:

Asalto 10: Érase una vez una mosca...

"También a un gran hombre lo puede exasperar una miserable mosca" - José Martí

Cuando la mosca esquivó la zapatilla, se creyó a salvo. Revoloteó tocando varias veces el techo y se posó. En una de las esquinas, una araña tejía pacientemente su tela mientras observaba el combate. Río revuelto, ganancia de pescadores -pensó la araña.

La mosca atisbó la tela y se dió cuenta de que si se dirigía a esa esquina, la muerte sería su único final. Cuando giró sus miles de ojos hacia su contricante, éste le asestó un golpe con una camiseta negra de los Ramones. Chocó contra el suelo pero pudo recobrar el vuelo. El combaté continuó con una serie de acrobacias por parte de la mosca y de saltos inverosímiles sobre todo el mobiliario que había en la habitación por parte del enemigo. Cada golpe esquivado era una victoria para la mosca, consciente de que las fuerzas de su rival disminuían a pasos agigantados. Un giro, un acelerón, doble tirabuzón en el aire y volvía a estar a salvo. El enemigo parecía cansado, dejaba sobre la cama tu arma y salía por la puerta. De repente, la oscuridad. La consecuencia: la tranquilidad y el descanso.

Creyéndose a salvo, la mosca se relajó. De repente, la bombilla volvió a emitir luz. Cuando el resplandor dejó de cegar su vista, una zapatilla volaba en dirección a ella. Y dió en el blanco y en la pared se hizo una marca negra. Sin sentido, la mosca chocó contra el parquet. Aturdida, intentó reponerse, pero estaba demasiado débil. Una mano la elevó. ¿Mi futuro será el WC? -temió la mosca. Sin embargo, no parecía salir de la habitación. La mano se elevó aun más y la soltó. Notó algo pegajoso sobre sus patas. Aleteó pero sólo consiguió malgastar sus fuerzas. La araña descendía con los colmillos preparados.

-FIN-

PS. Me da igual que digais q soy cruel.

Leyendo: Rojo y negro, de Balzac (a ver acelero con la lectura)
Última película vista: Como ser John Malkovic (una genialidad)
Conejos vistos desde el 06.10.2006: 19 (han debido escaparse por culpa de la obra)

Tags:

Asalto 9: ElMenda meets la pereza

"La pereza es la madre de todos los pecados y, como madre, hay que respetarla" - dicho popular

pereza.
    (Del lat. pigritĭa).
    1. f. Negligencia, tedio o descuido en las cosas a que estamos obligados.
    2. f. Flojedad, descuido o tardanza en las acciones o movimientos.

Bien, primero de todo: joder con el latín. Sigamos. Tengo una duda existencial: no sé si la pereza me ha invadido. Cuando por las mañanas despertaba, me levantaba raudo y veloz, encendia mi portátil, preparaba el desayuno y leía el periódico. Hasta aquí todo bien. Recientemente, en un acto de agudeza mental sin límites ni precedentes (y viendo lo mucho que refresca por las noches en la habitación que tengo el portátil) se me ha ocurrido ésto.

En realidad también viene porque he pillado sabañones. El frío sólo tiene la mitad de la culpa, ya que si luego no hay calor, no pasa nada de nada. Pero en mi casa hay 2 que cuando bajan un poco las temperaturas tienen que poner la calefacción a todo trapo y claro, el cambio brusco cuando entro al salón pues me ha provocado que una mano la tenga que da pena. Como anillo al dedo me viene para anunciar la "Crema de Mahiou", de venta en farmacias para cosas de este tipo. Va cojonuda y elimina casi todos los picores (al menos a mí).

* Este anuncio es de un medicamento.
* Manténgalo fuera del alcance de los niños.
* Si tiene cualquier duda consulte a su farmacéutico.

Después de estos breves instantes de publicidad que me han valido para poder pagarme la crema, continuo.

Aprovecho para que ElOtro vea que ya no necesito la mesa sobre la que habíamos hablado: es una mini mesilla que tengo a la que le saco el cajón y listo xD. Bien, la duda es: ¿es pereza y/o vangancia no levantarse y quedarme en cama con el portátil (sobre todo por la mañana)?. Realmente yo creo que no: si la pereza es la tardanza en una acción, más rápido que lo que tardo ahora para ponerme por las mañanas delante de un portátil... ¡está difícil!. Antes, a veces me hacía un poco el remolón en la cama y daba vueltas durante 10-15 minutos antes de salir. Ahora ya no tengo ese problema. Por otra parte, si me conecto antes y veo a gente en el messenger, la saludo a primera hora y me preocupo más de ellos, por lo tanto (y según la primera acepción) no hay descuido hacia los amigos. Así que la pereza no es nada malo, porque pereza multiplicado por un perezoso da un trabajador nato; es la aplicación del axioma universal "menos por menos, más!"

Finalmente a Lúa le han quitado los puntos... ahora me pregunto que tengo en casa: una perra no sé si es, un perro está claro que tampoco. Tengo un ser asexual que ladran. En fin, que sigue siendo un encanto.

Tags:

Asalto 8: Cuento breve

"Trabajemos sin razonar, es el único medio de hacer la vida soportable" - Voltaire

Y cuando regresó de sacar de paseo a Lúa, la loza de la noche anterior todavía estaba allí (aiiins) :(

(Adaptación barata de "El dinosaurio" de Augusto Monterroso)

Tags:

"Si cerca de la biblioteca tenéis un jardín ya no os faltará de nada" - Marco Tulio Cicerón

Como ya iba tocando, hace un par de días me decidí (por fin) a ir a una de las bibliotecas que hay en Santiago (y mira que hay, lo que pasa es que muchas son de la universidad y del ayuntamiento no tengo mucha idea donde están) y pedir un carné (que no carnet, que eso no existe) para poder sacar libros. Buscando por internet, encontré una que ponía que pertenecía a la Red de Bibliotecas del Estado (aunque aquí las gestiona la Xunta). Yo, que tengo el carné de la de Coruña, tenía una idea un poco equivocada de lo que debía ser una biblioteca de dicha Red. Veamos:

La biblioteca a la que me refiero de Coruña es un edificio "forrado" de piedra realmente moderno, puerta giratoria (aunque la suelen tener cerrada, abren 2 normales). Tiene más de 5500 m2 útiles: 3 plantas, sala de consulta, sala de préstamos, sala de audiovisuales, sala para lectura infantil, ordenadores para la consulta de catálogos y un montón de mesas y sillas donde leer, estudiar, hacer sudokus, etc. Incluso en la sala de audiovisuales puedes pedir que te dejen películas / grabaciones de video para verlas allí. Para coger un libro, lo buscas en un ordenador, vas a la estantería correspondiente y bien se lo entregas al bibliotecario o vas a una máquina que, una vez colocado el carné, lo marca, desactiva la protección antirrobo (porque sino al salir por la puerta te va a quedar cara de criminal cuando salte la alarma) y te expende un papel con la fecha para su devolución.

En Santiago, capital del Reino, la biblioteca en cuestión se encuentra al lado del conservatorio de música. La puerta está oxidada. Según entras, encuentras la "sala de lectura" (una y gracias) con mesas de finales de la Guerra Civil. Unos 80m2, con 4 estanterías llenas de enciclopedias viejas (¡y el Marca!) por si quieres consultar algo. Se encuentra adornada con unos fantásticos carteles que rezan "debido a los últimos robos producidos en la biblioteca, por favor, vigilen sus pertenencias" (y alguno más que exalta el uso del gallego). Al fondo (al fondo de una sala de 80m2 más ancha que larga vienen siendo unos 7-8 metros más adelante) está el mostrador (que parece la barra de una cantina). A su derecha e izquierda están unos muebles con cajoncitos llenos de fichas que puedes consultar para saber que libros hay. Dos pasos más allá de la "barra" el único ordenador (año de la polca) para uso y disfrute del bibliotecario de turno. No debe ni tener internet, porque están siempre dentro de la sala donde almancenan todo (a la que los simples mortales ávidos de libros no pueden acceder, sólo gente elegida: el bibliotecario de turno). Para llevarte un libro tienes que coger un "impreso", rellenarlo con los datos de libro, los tuyos y presentarlos al "amo y señor de los libros". Todo ésto al son de la música que traspasa las paredes desde el conservatorio (por lo menos, tocan bien).

Con este panorama y carné en mano, yo mismo fui a sacar mi primer libro. Me dirigí al mueble donde los libros aparecer ordenados alfabéticamente por su autor (a ver quien busca por materias). Decidido a coger algo deslumbrante y, para que cierta lectora que yo me sé admirara mi buen gusto, me lancé a la letra C. Después de pasar unas cuantas (quien dice unas cuantas dice unas docenas... porque hay bastantes), encontré el objeto del deseo:  Chesterton - Obras completas. Con mala letra (que es la que tengo) cubrí la solicitud de préstamo y se lo di al hombre de detrás de la barra... digo mostrador. Mientras el hombre se dirigía al almacén (vamos, cruzar una puerta de cristal con bordes de madera que hay 1 metró detrás del mostrador), sútil y velozmente, "robé" unos cuantos "marcapáginas". El buen hombre apareció al poco con 3 volúmenes en las manos.

- Vienen en 4 tomos, pero el primero lo han "mangao", así que puedes llevarte los 3 si quieres.
- Ah, pues espera que les echo un ojo y decido -el menda said.

Puede que hayan robado el primero, pero si son 4 tomos y me dejas delante los que ponen "Tomo 1", "Tomo 3" y "Tomo 4", está claro que en la imprenta (en el año 1970, que allí todo tiene mucho tiempo) eran idiotas. Total, que el primer tomo estába destrozado (era de ensayos), el 4º era de biografías de personales famosos (este Chesterton escribe de todo) y el que quedaba ponía "selección de obras de ficción".

- Bueno, me llevo el 3º tomo -dije decidido.
- Buena elección -respondió (en mi opinión diría lo mismo si cogiera un libro de los Lunnies)

Total que mientras miraba las paredes y los extraños seres reunidos en la sala (media de edad: 75 años, varados durante 5 minutos en la misma página del periódico) el "book master" escribía en un papel cuando debía devolver el libro. Tienes 15 días -me dijo. Si tardas un par de ellos más no pasa nada. Si tardas 1 semana igual te mandan una carta a casa... o ni eso, ¡qué cojones!.

Y el menda feliz se fue a la calle tras atravesar la puerta de metal oxidado, mirando de no cortame con ella pues tiene una pinta de que el tétanos lo cojes en 2 minutos. Aceleré el paso porque tenía que llegar a la parada del bus (o eso o media hora andando). Llegué sobrado de tiempo así que me dispuse a ojear el libro. ¡¡Y no va el burro del tío ese el mostrador de mierda y me da el tomo 4: biografías de tios famosos!! Ains... lo que hay que aguantar. Pues sí, ahora tengo en casa un libraco viejo de más de 900 páginas con la vida y obra (redactadas por el amigo Gilbert Keith) de: Robert Browning, G.F. Watts, Charles Dickens (en el libro le llaman Carlos xD), George Bernad Shawn, William Blake, San Francisco de Asis (con su granja de miel), William Cobbett, Robert Louis Stevenson, Santo Tomás de Aquino y alguno más que ahora no recuerdo. En fin, una joya de libro, una joya de biblioteca y una joya, sobre todo, de bibliotecario.

Leyendo: próximamente, unas biografías cojonudas (ejem)
Última película vista: Me bajo "El laberinto de Fauno" y viene un chunga
Conejos vistos desde el 06.10.2006: 17 (hasta el viernes no vuelvo al monte)

Tags:

"Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible" - Charles-Maurice Talleyrand Périgord

Soy un blandengue. El jueves pasado dejamos a Lúa en el veterianario y el viernes por la mañana la operaron (esterización). Hacia las 8pm fuimos a por ella. Estaba aún algo mareada y, obviamente dolorida. Pasó la noche bien y al día siguiente ya se movía. Cuidados para estos días: que no se toque el corte, 1/2 pastilla que nos dieron cada 12 horas y betadine 3 veces al día sobre los puntos. Para que os hagais una idea, un par de fotos


Y como está malita, a todos nos da pena. Y la muy cabrona, que debe saberlo, pues nos saca todo. Comida, lo más fácil. Mimos y caricias, todas las que quiere. Se le consiente todo. El otro día, después de un paseo, se le dio por tumbarse en mi cama -que tiene gracia, es capaz de subir escaleras, al sofá y a la cama, pero bajar, no, porque le molestan los puntos- y me tuve que quedar allí 2 horitas con ella mientras dormía. Yo, sin otra cosa que hacer, me puse a leer. Y es que no hay como unos ojos de pena para que no se ablande. Pero con vosotros no cuelga, así que no lo intenteis.




Y ahora las imposibilidades: está claro que lo que no puede ser, no pueder. Lo increíble es que sea imposible. Pero es que además, es cierto. Me cuesta horrores orinar/miccionar (mear, ¡coño!) en un sitio nuevo (no se me rían, cabrones). Ejemplo: la primera vez que fui al servicio en la academia. Yo llegué allí, me puse en mi sitio, bajé la cremallera (¿o era de botones?, ¡qué mas da!) y empezó el suplicio.

Personajes: EM (ElMenda) y LMEM (LaMingadeElMenda). ¡Acción!

- ¡A mear! -dijó para sí EM (no me pongo a gritar en los lavabos, ¿eh?)
- Coño, ¡un urinario nuevo! (LMDM es así, podría decir meadero, pero salio bien hablada... cada uno la tiene como la tiene)
- A mear, ¡ar! -por conexión directa cerebro-minga
- ¡Alá! es de los que son de metal, todos modernitos.
- Sí, ¿y qué?.
- Que nunca me sacas por sitios bonitos, snif -tono compungido, envío de iconos de pena al cerebro.
- Esto no es un tour turístico, tengo ganas... recuérdalo.
- No puedo, la situación se supera, snif (again).

Y LMEM se encogió, se tapó con su mantita (vulgarmente conocida como calzoncillo) y EM se quedó con las ganas (nunca mejor dicho).

Y ésto, que no es una metáfora, me ha pasado (cambiando la conversación, of course) al menos que yo recuerde en: la academia, el gimnasio de Santiago, el gimnasio de Coruña, la piscina de Coruña (si, como los vestuarios están separados, es lo que tiene), todas las estaciones de Renfe en las que he estado (y son unas cuantas), las de autobuses, centros comerciales, etc... Eso sí, la segunda vez ya todo va bien. Y no se trata de que haya gente o no haya gente, el problema es si es sitio nuevo o no.

En fin, risas las justas.

Leyendo: El arte de amargarse la vida, de Paul  Watzlawick(impronunciable, ¿eh?)
Última película vista: tengo elegidas las próximas, ya iré informando
Conejos vistos desde el 06.10.2006: 17 (2 más, a ver si volvemos pronto al monte)
"Las leyes son como las telas de araña, a través de las cuales pasan libremente las moscas grandes y quedan enredadas las pequeñas" - Balzac

Érase que se era un joven Menda recién trasquilado (de orejas para arriba) que decidió un día subir al monte (ya que el monte no bajaba a él). Acompañado de una bestia canina, eligeron la ladera más accesible y, ataviados con una rama de roble por espada, una manzana para los momentos de hambre y las llaves de casa (por si acaso), iniciaron la dura travesía.

Mientras hacían su recorrido por un estrecho camino con brutal pendiente, empezaron a aparecer los habitantes salvajes de aquellos parajes escarpados: una ardillita saltando de rama en rama, una lagartija al sol, gorriones trinando, un montón de putas moscas... y las arañas. Sorprendido por tal cantidad de arácnicos y, dado que la bestia canina estaba en su mundo, decidió tomar bellas instantáneas para el recuerdo con la cámara de su teléfono móvil.


Cansado de pulsar el botón de su móvil, el pelado Menda terminó de subir el monte y, tras tomar aire, decidió bajar por otra ladera, atravesar un frondoso bosque, encontrarse con los primos de las moscas (los putos mosquitos), sortear empedrados caminos rodeados de helechos para finalmente llegar la vera de un río que, debido a las lluvías de días pasados, era realmente caudaloso. La bestia seguía en su mundo... ¡qué feliz debe se uno cuando sólo tiene que preocuparse de no cagar en la alfombra donde duerme! - pensó para sí el Menda.

Dado que el sol empezaba a esconderse entre las cutremontañas que rodeaban el paraje donde se hayaban, iniciaron el camino inverso. En un momento, el bisoño Menda miró atrás para ver si su fiel compañera de fatigas seguía sus pasos. Tras cerciorarse de que así era, giró su cabezá y se comió una tela de araña. ¡Puaj!. Mientras sus manos se movían a gran velocidad para librarse de aquellos hilos pegajosos, la bestia lo pasó a toda velocidad. ¿Un conejo?. ¿Un apretón, tal vez?. Quien sabe, pero el Menda apresuró el paso para no perder al animal y quedarse sólo, pues bien es sabido que cuando baja el sol ciertos insectos no distinguen y se tiran a todo lo que se mueva.

A grandes zancadas y ayudándose de la rama como bastón para superar los obstáculos que se le presentaban, el Menda divisó a lo lejos a la bestia y se tranquilizó, pues la bajada sería en buena compañía. Sabiendo que el trecho que restaba era favorable, el Menda se perdió en pensamientos absurdos (¿qué sería de la chica rumana que se había cepillado el peluquero en el verano del 2004, la cual había fotográfiado sin ropa y se la había enseñado en distintas posturas?) y elucubraciones acerca de lo que haría al llevar a su morada. Y se comió otra telaraña. La pendiente era considerable (pero esta vez, cuesta abajo) y, mientras se sacabá la segunda maraña de hilos de la boca, recordó que aquella zona era donde había realizado las fotografías durante la ascensión. Y la araña dueña de aquella tela subía desde la mitad de la camiseta hacia su cabeza...

Después de unos momentos de pánico por no saber hacía donde se dirigía aquel intrépido escalador de 8 patas, un golpe seco, del revés, lanzó al invasor lejos del cuerpo del Menda. ¡Ahí te jodas!- exclamó victorioso. Aceleró el paso cuando, de repente, y debidio a una rama, estuvo a punto de perder la verticalidad. Pero gracias a sus reflejos entrenados duramente sabe Dios donde, logró no morder el polvo (o lo que hubiera bajo sus pies). Se puso firme y se dispuso a seguir su camino con más precaución, que estaba cerca de casa y había que llegar entero. Y se comió la tercera telaraña. Mientras juraba en hebreo y movía sus manos para deshacerse de aquella porquería, notó algo en el brazo. ¿A que va a ser la araña? -se dijo. Sin mover la cabeza, bajó su mirada hacia la izquierda, vio al asqueroso bicho, acercó su brazo y... ¡escupitajo que te crió!. El Menda 2, Arácnicos 0.

Cansado por la dura tranvesía, el intrépido Menda y su bestia se tiraron en el sofá, estiraros sus piernas / patas y felices, pensaron que habían vencido a los peligros que acechan en lo desconocido.

- Sí, ya, pero te han llenado la cara de mierda - dijo la conciencia.

Leyendo: nada de nada
Última película vista: estoy liado viendo CSI
Conejos vistos desde el 06.10.2006: 15 (nada nuevo, buen viaje)

Tags: